We'll be back!

Biografía de Watchman Nee

Watchman Nee nació el 4 de noviembre de 1903 en Fuchow, provincia de Kukien, China. Aunque él nació en el seno de una familia conocedora del Evangelio, lo rechazó durante casi todo el período de su vida adolescente.

Tratando de decidir si creer o no creer en el Señor, comenzó a orar. Repentinamente la magnitud de sus pecados y la realidad de Jesucristo lo envolvió el 29 de Abril de 1920. Ese día, a la edad de 17 años, Nee aceptó a Cristo en la soledad de su cuarto de baño. Su nombre original, Shu-Tsu fue pronto cambiado por To-Sheng, pensando en el sonido de un atalaya alertando a otros sobre el peligro.

Así es como su nombre derivó al más conocido Watchman (en español “atalaya” o “vigilante”) Después de este giro en la vida, Watchman Nee construyó sus vida alrededor de Dios. El se sumergió en el estudio y la lectura de libros cristianos (llegando a contar con una biblioteca de 3000 libros cristianos), en el análisis de la Biblia y tratados sobre ella, llegando a ser uno de los mayores conocedores en materia de Historia de la Iglesia.

Más adelante dejó la escuela secular para entrar en al Instituto bíblico de Dora Yu en Shangai. A causa de su gran apetito y frecuentes observaciones le solicitaron que abandonara el Instituto. Nee retornó a la escuela y terminó sus estudios graduándose en el Anglican Trinity College. Watchman Nee tenía una carga y una comisión dobles que él satisfizo con éxito: Llevar un testimonio del señor Jesús y establecer iglesias locales.

Comenzó esta tarea viajando con otros cristianos para compartir el Evangelio con personas que nunca habían oído hablar de Jesucristo. Su profundidad, conocimiento y experiencia personal de la resurrección de Cristo llevó a que se publicaran muchos de su mensajes y una gran cantidad de libros. Centrándose en el establecimiento de Iglesias, comenzó pequeñas reuniones en casas familiares. Cuando el grupo llegó a ser bastante grande, fue necesario encontrar un lugar adecuado para poder realizar reuniones con mayor comodidad.

Esas casa-iglesias comenzaron a conocerse como “la Pequeña Multitud” y comenzaron a extenderse a través de China. Debido a su inquebrantable fidelidad a la comisión que Dios le había entregado, Nee debió soportar un severo sufrimiento durante los años de su ministerio. Nee creyó que debía llevar una vida absolutamente consagrada a la vocación para la que había sido llamado por Dios y rechazó todas las posibilidades de empleo que te fueron ofrecidas. Los problemas de salud fueron una fuente de sufrimiento que debió soportar.

La tuberculosis, su gastritis crónica, su angina de pecho (dolor cardíaco) eran algunos de los obstáculos más grandes que afectaron la salud de Nee. Aunque soportó mucho, la enfermedad no era la única fuente de aflicción para Nee. Su mayor preocupación concernía al creciente número de hermanos y hermanas que se reunían en las iglesias locales. Muchos de ellas causaban problemas debido a las varias cosas, la mayoría derivadas de la inmadurez e incompetencia.

Cuando Nee predicó sobre la necesidad de preservar la verdad de las Escrituras, protestó sobre aspectos denominacionales del ministerio. Esto eventualmente condujo a una ruptura temporal de las relaciones con la Iglesia en su ciudad natal. Cuando a finales de los años ´40 los comunistas tomaron el poder, Nee se convirtió en un blanco obvio debido a su ministerio y creencia cristiana, situación que contradijo cada vez más al Partido Comunista.

En 1952, Nee fue arrestado, acusado por su fe y por su liderazgo de iglesias. Lo encarcelaron en 1956. Luego de más de 15 años de confinamiento en una celda, el “vigilante” Nee murió el 30 de mayo de 1972.

El ministerio y la trascendencia de Watchman Nee para el cristianismo chino es imponderable. Watchman Nee fue un misionero, un estudioso, un escritor, un pastor y finalmente un mártir. Sus libros están disponible en muchos países y han sido traducidos a varios idiomas. Se utilizan con frecuencia para los estudios de la Biblia.

Las iglesias-casa como “la pequeña multitud” no han cesado de crecer. Aunque Watchman Nee no está más aquí, es claramente evidente que todavía vive la herencia de Nee, el vigilante.

Fuente: HyperHistory Traducido del original escrito por Rit Nosotro por Daniel Dañeiluk,