We'll be back!

Jesus Adrián Romero: Jóvenes, agentes de cambio

El catalizador es un agente químico que al mezclarse con otros químicos provoca una reacción, una transformación, un cambio. Así son los jóvenes, son agentes de cambio. 

Cada generación es marcada por la influencia de los jóvenes. Son los jóvenes los que establecen los gustos, las modas, los estilos musicales, las frases populares, etc.

Las grandes compañías están siempre atentas a los gustos de los jóvenes para sus campañas publicitarias. Los jóvenes son el pulso que marca el ritmo en nuestro mundo moderno. La influencia que los jóvenes pueden provocar sobre la sociedad no siempre es positiva.

Aún estamos sufriendo las secuelas de una generación de jóvenes que impuso las drogas y la promiscuidad como moda. El impacto que los jóvenes tienen sobre la sociedad se debe a su espíritu libre y audaz. Cuando algo les gusta, lo abrazan con pasión no importando las consecuencias. Ellos, a diferencia de los adultos, no son regidos por paradigmas paralizadores.

Es en la edad de la juventud que los sueños nacen, es la etapa en la que todo es posible. Hay algo en lo que los jóvenes se parecen a Dios, y es en su fuerza. Una y otra vez en las escrituras leemos acerca de la fuerza de Dios, pero también leemos acerca de la fuerza de los jóvenes. “la gloria de los jóvenes es su fuerza…” dice Proverbios 20:29

Juan dice de los jóvenes: “os he escrito a vosotros jóvenes porque sois fuertes” 1 Juan 2:14. Los jóvenes que buscan la pureza son aún más fuertes. “El limpio de manos aumentará la fuerza” Job 17:9 El cine, la televisión, y los sellos disqueros han explotado la fuerza de los jóvenes.

Solo tienes que prender la televisión o la radio para ser testigo del derroche de energía de muchos actores y músicos jóvenes. En la mayoría de las ocasiones hay poco talento, pero estos jóvenes están llegando a multitudes con su pasión y su energía.

No solo el cine y los sellos disqueros han aprovechado la fuerza de los jóvenes. A través de la historia tiranos con ideas distorsionadas y extremistas han abusado y siguen abusando de la fuerza y la pasión de los jóvenes para cumplir sus propósitos utilizándolos como carne de cañón y hombres bomba.

Dios ha cumplido muchos de sus propósitos a través de los jóvenes. Solo tenemos que leer la Biblia para ver las historias de Josué, David, Gedeon, Daniel, Sadrach, Mesach, Abednego y Jesús mismo, para darnos cuenta que Dios quiere utilizar a los jóvenes.

La iglesia necesita la fuerza y la pasión de los jóvenes para combinarla con el discernimiento y el consejo de los adultos. Esta es una formula de éxito.

Ni los jóvenes pueden solos, ni los adultos tampoco. Si no aprovechamos la fuerza de los jóvenes el enemigo la aprovechara como lo ha estado haciendo. El consejo bíblico para los jóvenes es que inviertan su fuerza en el lugar correcto.

“Ahora pues, hijo, oídme, Y no os apartéis de las razones de mi boca… No sea que extraños se sacien de tu fuerza y tus trabajos estén en casa del extraño” Prov. 5:7,10

El problema de muchos líderes es que cuando ven a los jóvenes los ven a través de filtros que no les permite aceptarlos. Esos filtros tienen que ver con ideas acerca de cómo los jóvenes se deben de vestir o peinar, que tipo de música deben escuchar, o como deben hablar.

Tal vez los jóvenes utilicen un lenguaje diferente o su forma de vestir o peinarse no se adapte a los gustos de los adultos pero todo esto es secundario.

Los pastores y líderes no deben de perder tiempo en asuntos de orden secundario, sino dedicarse a enseñar principios y canalizar la pasión de los jóvenes.

Los jóvenes están buscando un líder para seguir, una pasión para vivir y una meta para alcanzar. Esta es la generación de los deportes extremos, la musica y las emociones fuertes. Nuestros programas para jóvenes deben de suplir estas necesidades.

Es importante que aquellos a los cuales ponemos como lideres de nuestros jóvenes, sean apasionados y entiendan el pulso de esta generación para que puedan realmente desafiarlos. Es también importante que sean prácticos y tengan metas realistas acerca de lo que persiguen como grupo de jóvenes y congregación.

Recientemente participe en un congreso de jóvenes y al concluir me quede a compartir a la congregación el domingo por la mañana y la verdad es que la diferencia era extrema, la reunión dominical, compuesta en su mayoría de adultos no tenía el fluir y la pasión que mostraban los jóvenes en el congreso. Era muy distinta.

El avivamiento por el que tanto hemos estado orando en México y Latinoamérica tendrá cara joven. Serán los jóvenes los que despertarán a muchos adultos que se han conformado y juntos impactarán al mundo. ¡Hagamos equipo con nuestros jóvenes!

Por: Jesus Adrián Romero