El cristianismo como Resistencia cultural

lucas-leys-jun10Cuando el apóstol Pablo escribe la famosa y contundente afirmación de Romanos 12.2: “No se conformen a este siglo” (Otras traducciones dicen: al mundo actual) sabe muy bien quiénes son los destinatarios iniciales de esas palabras.

Los cristianos de Roma están inmersos en un poderoso imperio globalizado. Roma no solo representa un poder político y militar, también es un imperio cultural con una influencia capaz de infiltrarse en el pueblo cristiano al punto de seducirlo con sus valores y cosmovisión de la realidad.

Pablo tiene claro que la misión de la iglesia es redimir y por eso unos capítulos antes les dice a los cristianos de Roma que “la tierra gime a una y con dolores de parto esperando la manifestación de los hijos de Dios” (Romanos 8.21-23) pero sabe también que esa misión no puede cumplirse si el pueblo cristiano se deja contaminar por las mismas tendencias de pensamiento humano que intenta contrarrestar y por eso les habla de renovar la mente.

Pablo tiene muy presente que está luchando por establecer el Reino de un Rey con valores muy diferentes a los de Roma. Valores que no son de este mundo y que se presentan en absoluta contraposición a los del imperio presente.

Cristianismo en Iberoamérica 2014

Hoy los cristianos de habla hispana no estamos en una situación muy diferente a la de los cristianos de Roma.

Necesitamos trabajar juntos para limpiar las escamas de los ojos de una generación que ha sido deslumbrada por los medios masivos de comunicación con los valores de la sensualidad, el egoísmo, la superficialidad, y un mercantilismo que nos impulsa a amar las cosas en vez de a las personas.

Necesitamos trabajar por un debilitamiento de la mentira de que se puede disfrutar la vida sin darle lugar a Dios.

Necesitamos planear hechos objetivos de transformación hacia nuestras comunidades.

Necesitamos un genuino avivamiento del corazón y la razón.

Estamos llamados a transformar la cultura y redimirla para la causa de Cristo y por eso la verdadera resistencia no es de protesta sino de propuesta.

Necesitamos escucharnos, apoyarnos unos a otros y actualizar nuestras herramientas para hacer una tarea cada vez más eficaz.

Dr. Lucas Leys