Mover embajada a Jerusalén desatará “muchas bendiciones para Guatemala”

La decisión del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de trasladar la Embajada de los Estados Unidos a Israel está abriendo la puerta para que otras naciones la sigan.

El 25 de diciembre de 2017, el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, anunció que su país trasladaría su embajada a Jerusalén.
En el Parque Tecnológico de Jerusalén, Guatemala comenzó a ondear su bandera, convirtiéndose en la segunda nación después de Estados Unidos en trasladar su embajada a la capital del país.

Sarah Angelina Solís es la embajadora de Guatemala en Israel. Ella calificó el movimiento como una decisión “histórica”.

“Y es una decisión muy valiente. Es una decisión histórica y estamos felices con esto, y como ha dicho el presidente, es la decisión correcta para Guatemala, para Israel y para todo el mundo”.

La embajadora agregó que la historia de su país jugó un papel en la decisión.

“Guatemala fue también el primer país del mundo en establecer una embajada en Jerusalén en 1956, el primer país del mundo. Así que ahora agregamos otro hito a esta historia, que es el regreso de la embajada a Jerusalén”, dijo.
Explicó que Guatemala también siguió a Estados Unidos en otro momento crítico para Israel. “En 1948, se unió a los Estados Unidos para reconocer el estado judío después de que el entonces presidente Harry Truman lo hizo, luego de la declaración de independencia de Israel de David Ben Gurion”.

Los líderes israelíes, incluido el ex embajador de Estados Unidos, Michael Oren, ven a Estados Unidos y Guatemala como el comienzo.
“Hemos recibido indicaciones de la República Checa, de Hungría y de algunos países latinoamericanos también”, dijo Oren a CBN News. “Los estaremos esperando ansiosamente y hay lugares muy agradables disponibles en Jerusalén”.

El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, ayudó a facilitar el traslado de la Embajada de Guatemala.

“Son personas muy alegres, felices y buenas, y estoy muy orgulloso de nuestros socios en Guatemala”, dijo Barkat. “Así que esa será la segunda embajada en movimiento”.

“Me sorprendió la cantidad incontable de mensajes de felicitación que recibió la embajada, no solo de Israel, sino de todo el mundo, en muchos idiomas: de África, de Europa, de América Latina, felicitando a Guatemala, diciendo que nos apoyaban. Y dijeron: ‘Nuestro país debería hacer lo mismo. Nuestro presidente debería tomar esa decisión’”, dijo Solís

Guatemala tiene uno de los porcentajes más altos de cristianos evangélicos. Esa es una de las razones por la que su embajada se está mudando a Jerusalén.

“Las personas en Guatemala oran por la paz en esta región, oran por Jerusalén y están entusiasmadas”, ella continuó. “Ellos me llaman, es un honor, es bueno que haya sido durante su mandato. Me siento privilegiada. Me siento conmovida. Siento que este es un regalo de Dios. Sé que vendrán muchas bendiciones después de esta decisión. Esta es una promesa en la Biblia, en Génesis, y no creo, estoy segura de que vendrán muchas bendiciones para Guatemala”.